lunes, enero 05, 2009

LAS TENTACIONES DE EVA / Roxana Miranda Rupailaf

Reseña por Oscar Barrientos Bradasic
____________________________________
En Las tentaciones de Eva, Roxana Miranda no le rinde culto a los estereotipos etnoculturales y feministas. Destaca su capacidad para repensar la jerga de nuestra época, desnudar sus contrasentidos e incluso su naturaleza degradante y coercitiva. Su moneda de cambio es la sospecha: su única certeza, su última palabra.
___________________________________________
Muchos han querido leer la literatura chilena como un concepto pendular que gravita entre la continuidad y la ruptura. De esta manera, se habla habitualmente de una literatura que polemiza con los discursos patriarcales, con la poesía etnocultural, etc. Esta perspectiva se centra en la certeza de que estas líneas temáticas abordan el texto literario desde la periferia y colocan en la palestra las paradojas de nuestra construcción cultural;
Límites excesivamente metodológicos al fin y al cabo, que en sus versiones más tajantes suelen caer en la simplificación y el estereotipo, porque problemáticas como el género y la identidad étnica son ejes de discusión muy versátiles;
Creo que esta idea se refuerza en el libro Las tentaciones de Eva (2003), de Roxana Miranda Rupailaf. La joven autora es ya una voz importante en la poesía del sur de Chile. Ha sido distinguida en varias ocasiones, ha enseñado literatura española en Alemania y fue incluida por Jaime Huenún en la antología 20 poetas Mapuche contemporáneos (2003), datos que hablan de una experiencia global, del diálogo intercultural y de una mirada que problematiza la feminidad, asumiendo la difícil madeja de sus conflictos más fundamentales: “Se ha retrasado mi amante, / 2 horas y 15 segundos./ Voy a hablarle al celular./ Dice que viene en camino./ ¿Estará bien mi maquillaje?”;
Poesía escéptica, empapada con la luminosidad del abismo. En ese proceso de desmitificación de la Eva que habitó el viejo paraíso, se revela un ser femenino que se abre paso entre desgarradores patrones de conducta, conjugando el verso cuidado y retórico con el constante afán
paródico:”Un caballo vuela al sur en medio de la guerra. / Un caballo sin alas montado en una nube, / me llama a la puerta de mis sueños/ donde soy potra más rubia que el sol.”; Roxana Miranda ha ido creando un espacio donde se advierte la construcción de un proyecto que expresa con voz propia, con una mirada de profunda desesperanza ante las relaciones de poder, que se dan incluso en la cursilería de las parejas en los acercamientos a la sexualidad juvenil. Pero también está presente el vacío y la angustia existencial: “Las hojas se fueron cayendo de mi cuerpo, / e inundaron la pieza de nostalgias. / Desnuda, / el sol no quiso entrar por mi ventana./ Acurrucado entre mis dientes murió un pájaro./ El viento me golpea contra el techo en las mañanas./ De rodillas, me deja el leñador sin palabras.”;
Destaca su capacidad para repensar la jerga de nuestra época, desnudar sus contrasentidos e incluso su naturaleza degradante y coercitiva. Las tentaciones de Eva no le rinde culto a los estereotipos etnoculturales y feministas; su moneda de cambio es la sospecha: su única certeza, su última palabra.
___________________________________________ Referencias; Huenún, Jaime. (2003) 20 poetas mapuche contemporáneos. Edición bilingüe. Tradución al mapuzungún de Victor Cifuentes. LOM Ediciones. Santiago; Miranda Rupailaf, Roxana. (2003) Las tentaciones de Eva. Colección de Premios Luis Oyarzún, Secretaria Ministerial de Educación. Región de los Lagos. Puerto Montt;
Obra incluida en el estudio Antropología Poética del Sur de Chile, en busca de la Suralidad, Fondart Regional Los Lagos 2008; Clemente Riedemann y Claudia Arellano, ejecutores; © SURALIDAD EDICIONES, 2009; suralidad@gmail.com