martes, diciembre 23, 2008

Historia Regional IV: Establecimiento de la República

La Toma de Valdivia (1820)
Clemente Riedemann y Jorge Torres Infante
_____________________________________________

El proceso de consolidación de la República en el sur fue largo y complejo (1812-1866). De allí surgen íconos como Cochrane, Beaucheff, Quintanilla y Freire. Valdivia, Osorno, Llanquihue y Chiloé se incorporan al territorio nacional, pero el proceso deja huellas culturales aún presentes en el uso del lenguaje y cierto escepticismo respecto de la administración del gobierno central que trasciende los signos ideológicos de contingencia.

___________________________________________

La organización del estado chileno como república (1818 en adelante) traerá aparejada la necesidad de incorporar la zona de Valdivia al territorio nacional, tarea llevada adelante por Lord Thomas Cochrane con la toma de los fuertes de Corral y Valdivia (1820); así como la integración de Osorno al nuevo estado, obra realizada por Juan Beaucheff; además, la incorporación de Chiloé, en manos de las tropas leales al rey de España dirigidas por Antonio Quintanilla, que resistieron las primeras intentonas chilenas (1820 y 1824: Mocopulli), para ser vencidas, finalmente, en Pudeto (13-1-1826) y Bellavista (14-1-1826) por las tropas de Ramón Freire; Sin embargo, la guerra de independencia nacional tuvo en la región sur unas primeras circunstancias como las planteadas por Samuel B. Johnston, al hacer referencia a los acontecimientos de Valdivia en 1812: “…Llegada que fue la luz del día, se formó la tropa en la plaza y se mandó tocar generala; e inmediatamente se hizo la seña convenida de los cañonazos, sacándose las Reales Banderas, todo con arreglo a las Reales Ordenanzas; en cuya respetable posición no se atrevieron los partidarios de la Junta a respirar. A poco rato, concurrió mucha parte del pueblo, y a su presencia se ratificó el batallón en el juramento de las Reales Banderas, a que acompañó el pueblo, lleno de alegría, a gritar: ¡Viva el Rey Fernando Séptimo; Viva la Suprema Regencia Española; Viva el Excelentísimo Señor Presidente de la Capital, don José Miguel Carrera; y mueran los desleales! [...] Luego que la provincia de Concepción tuvo la osadía de armarse contra esa Capital [Santiago], recelamos no nos llegarían las órdenes de V. E [José M. Carrera], o por lo menos aquellas que pudieran imponernos de su voluntad. Que el gobierno de Concepción querría hacer creer que esta plaza era de su desleal partido; [...] “: Más adelante, la región alcanza algún protagonismo en el desarrollo histórico de la República a causa de la llamada “guerra con España”, quedando en la memoria nacional el combate de Abtao (7-2-1866) y la acción naval de Huito (2-3-1866), ambos en la zona sur de la actual provincia de Llanquihue; Se acepta, en general, que la prolongación del dominio español en el archipiélago de Chiloé y sectores aledaños propició el establecimiento de ciertos rasgos de la hispanidad habidos en el empleo del castellano, lo que se traduce aún hoy en modos, giros y acepciones distintivas de la lengua en esta parte del país.
____________________________________________
Riedemann, C; Torres Infrante, J. (1999). Centro de documentación de la Historia, el Arte y el Patrimonio Cultural Regional. Proyecto Fondart;
(c) SURALIDAD EDICIONES, 2008.